Renovar el baño con azulejos antiguos

Cuanto más tiempo pasa, más puede surgir la necesidad de reformar tu baño para darle un aire nuevo a la estancia. La principal dificultad con la que uno se encuentra cuando decide renovar esta estancia de la casa es la eliminación de los revestimientos y pavimentos existentes.

Hoy en día, al volver a estar de moda los revestimientos típicos de los años 50, 60 y 70, no siempre es necesario sustituir los azulejos antiguos. En muchos casos, de hecho, basta con intervenir en el mobiliario para dar al cuarto de baño una cara totalmente nueva. Descubramos juntos cómo renovar el baño aprovechando el mobiliario y repasemos algunas ideas a copiar para cambiar el aspecto de la estancia empezando por los azulejos de la pared.

Cómo los muebles pueden cambiar la cara del cuarto de baño

Renovar el cuarto de baño sin quitar los azulejos ni demoler el pavimento es posible e incluso recomendable si los revestimientos están en excelente estado, son relativamente nuevos o se han puesto de moda recientemente. En estos casos, ya tiene un buen punto de partida y sólo le queda trabajar en el mobiliario. Las reglas a seguir son las mismas que para renovar o proyectar un cuarto de baño nuevo: lo importante es tener una idea clara del estilo y el ambiente que se quiere recrear en la estancia.

Complementos del mobiliario de baño

Todos los muebles y complementos de decoración deben tener una identidad tal que combinen perfectamente con el contexto en el que se insertan. En este sentido, es muy importante prestar atención a la combinación de colores y materiales. El imperativo primordial es evitar las soluciones demasiado uniformes, así como los contrastes excesivamente fuertes, y orientar cada elección hacia la armonía y el equilibrio. Los contrastes están permitidos, siempre y cuando estén pensados para resaltar elementos individuales del mobiliario y, por supuesto, la decoración general.

Según blog Woohogar al renovar el cuarto de baño, es importante prestar atención no sólo a la estética, sino también a la funcionalidad del mobiliario. Los colores y los materiales no son los únicos aspectos que hay que valorar: a la hora de elegir muebles y accesorios nuevos, también hay que tener en cuenta las dimensiones y el conjunto de cada elemento para optimizar el espacio del cuarto de baño. Este aspecto es especialmente importante si no se prevén obras de albañilería y hay que respetar la distribución antigua de los muebles.

Aunque las dimensiones totales son siempre las mismas, uno puede darse literalmente el capricho de elegir muebles nuevos. ¿Por qué no sustituir los antiguos sanitarios por sanitarios suspendidos de última generación? ¿O por qué no instalar toalleros prácticos y visualmente atractivos? La elección depende del estilo de los muebles. Una buena idea es sustituir el espejo, sobre todo si está oxidado o desconchado y da al cuarto de baño un aspecto descuidado. Es ideal para cambiar inmediatamente el aspecto de la estancia y, al mismo tiempo, crear juegos de luz y reflejos que contribuyen a crear un ambiente más luminoso y aireado.

 

Radiadores decorativos
Sanitarios suspendidos
Espejos
Portarrollos de papel higiénico
Una forma fácil de renovar el cuarto de baño rápidamente es sustituir los accesorios antiguos, como el portarrollos de papel higiénico, la jabonera y el portacepillos de dientes. Lo mismo ocurre con los textiles: no sólo las cortinas del baño, sino también las toallas y los albornoces. Las chucherías coordinadas con el estilo del mobiliario, las plantas y los estampados para colocar en las paredes son imprescindibles. El sistema de iluminación también puede ser decisivo para renovar el aspecto del cuarto de baño. Puedes plantearte sustituir todos los puntos de luz, asegurándote de que las zonas más importantes de la estancia, como el lavabo, estén bien iluminadas.

Intervenir en los revestimientos: 4 ideas
Si realmente no te gustan los antiguos revestimientos de las paredes, tienes que intervenir en el suelo y las paredes para refrescar el aspecto del cuarto de baño. Hoy en día, puedes renovar tu cuarto de baño creando nuevos revestimientos, sin quitar los azulejos antiguos y ahorrando mucho tiempo y dinero.

Aplicar una nueva capa de azulejos
La primera solución para renovar los azulejos de la pared del baño sin quitar los antiguos es aplicar una segunda capa de azulejos sobre los existentes. Si opta por esta solución, es esencial asegurarse de que los azulejos existentes son duraderos y estables. Es absolutamente necesario sustituir los azulejos rotos para garantizar que el revestimiento antiguo pueda alojar la nueva capa de azulejos sin problemas. Es preferible utilizar azulejos de poco grosor. Un ejemplo son las baldosas finas de gres porcelánico, reforzadas con una capa de fibra de vidrio en el reverso: ofrecen la posibilidad de elegir entre una amplia gama de efectos materiales y motivos decorativos.

Entradas creadas 133

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *