El cuidado de mis dientes y encías

Tus dientes varían en forma y tamaño según el lugar de la boca en el que se encuentren. Estas diferencias permiten a los dientes realizar muchas tareas diferentes. Los dientes nos ayudan a masticar y digerir los alimentos. Nos ayudan a hablar y a pronunciar claramente los distintos sonidos. Por último, los dientes ayudan a dar forma a nuestra cara. Una sonrisa sana puede ser un gran activo; y como esto es tan importante, tiene sentido darle a los dientes el mejor cuidado posible.

¿Qué puede ir mal?

Según la clínica dental Urbina las caries pueden ser dolorosas y llevar a la realización de empastes, coronas o incrustaciones. Si la caries no se trata, el nervio del diente puede infectarse y morir, provocando un absceso. Esto puede requerir un tratamiento de conductos o incluso la extracción del diente. Es muy importante que mantengas una buena rutina en casa para mantener tus dientes y encías sanos. Las enfermedades de las encías son comunes y, si no se tratan, pueden provocar la pérdida de hueso alrededor de los dientes.

En algunos casos, puede conducir a la pérdida de dientes y a la pérdida de los mismos. La enfermedad de las encías se puede prevenir. Se puede tratar y mantener bajo control con sesiones de limpieza y revisiones periódicas, evitando así problemas posteriores. Si se pierden dientes, puede ser necesario rellenar los huecos con puentes, prótesis o implantes.

¿Cómo puedo mantener mis dientes y encías sanos?

Es fácil tener la boca limpia y sana, y mantenerla así. Una sencilla rutina puede ayudar a prevenir la mayoría de los problemas dentales:

  • cepillarse los dientes a última hora de la noche y al menos otra vez durante el día, con un dentífrico con flúor
  • escupir después del cepillado y no enjuagar, para que el flúor permanezca más tiempo en los dientes
  • limpieza entre los dientes con cepillos “interdentales” o hilo dental al menos una vez al día
  • buenos hábitos alimentarios: tomar alimentos y bebidas azucaradas con menos frecuencia, y

Revisiones dentales periódicas.

Aunque la mayoría de las personas se cepillan regularmente, muchas no se limpian entre los dientes y otras no se someten a revisiones dentales periódicas. Unos pequeños cambios en tu rutina diaria pueden suponer una gran diferencia a largo plazo. Tu equipo dental puede eliminar las acumulaciones en los dientes y tratar cualquier enfermedad de las encías que ya haya aparecido. Pero el cuidado dental diario depende de ti, y las principales armas son el cepillo de dientes, la pasta dentífrica y la limpieza interdental (limpieza entre los dientes).

¿Qué es la placa?

La placa es una película fina y pegajosa de bacterias que se forma constantemente en los dientes.

¿Cómo puede la placa causar caries?

Cuando comes alimentos que contienen azúcares y almidones, las bacterias de la placa producen ácidos que atacan el esmalte dental. La pegajosidad de la placa mantiene estos ácidos en contacto con los dientes. Tras el constante ataque de los ácidos, el esmalte dental se rompe formando un agujero o caries.

¿Cómo puede la placa causar la enfermedad de las encías?

Si la placa no se elimina con el cepillado, puede endurecerse y convertirse en algo llamado “sarro”. Cuando el sarro se forma cerca de la línea de las encías, la placa que hay debajo libera venenos dañinos que hacen que las encías se irriten e inflamen.

Las encías empiezan a separarse de los dientes y los huecos se infectan. Si la enfermedad de las encías no se trata a tiempo, el hueso que sostiene los dientes se destruye y los dientes sanos pueden aflojarse y caerse. Una enfermedad de las encías grave puede provocar la caída de los dientes y la necesidad de sustituirlos.

Entradas creadas 55

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba