¿Los complementos alimenticios son un riesgo para nuestra salud?

¿Ud. consume complementos alimenticios basados en vitaminas y minerales para complementar su consumo de alimentos? Suplementos alimenticios como Inmunoferon para el físico (pérdida de peso, desintoxicación, aumento muscular) Deporte, fiesta, memoria, concentración, suplementos alimenticios y bebidas energéticas

Suplementos alimenticios a base de hierbas

Los complementos alimenticios son productos alimenticios cuyo propósito es complementar la dieta normal y que son una fuente concentrada de nutrientes u otras sustancias con un efecto nutricional o fisiológico solo o en combinación.

Las afirmaciones asociadas al envase son variadas: adelgazante, antiestrés, antiinflamatorio, revitalizante, potenciador de la memoria, energizante, de cara al invierno, preparación de la piel para el sol, mejor digestión. Los complementos alimenticios pueden contener plantas, minerales, vitaminas, enzimas, pre/probióticos, ácidos grasos, aminoácidos, cafeína y muchas otras sustancias.

Su consumo es habitual y parece inofensivo; de hecho, a diferencia de los medicamentos, no requieren una autorización de comercialización individual basada en una evaluación previa del producto, es decir, no es necesario demostrar su eficacia. Además, son fáciles de obtener (parafarmacias, supermercados, Internet…). Su consumo está aumentando considerablemente tanto entre los jóvenes como entre los adultos.

¿Consumen complementos alimenticios a base de vitaminas y minerales para complementar su dieta?

Muchos complementos alimenticios prometen una mayor vitalidad, salud, brillo de la piel y el cabello o una mejor memoria, contienen minerales, ácidos grasos y vitaminas que desempeñan un papel en el cuerpo en relación con las promesas hechas por el complemento. Estos minerales, ácidos grasos y vitaminas están presentes de forma natural en nuestra dieta.

Este tipo de complemento alimenticio no presenta ningún riesgo para la salud si se respetan las dosis y si no hay ninguna contraindicación médica para tomarlos (cuidado con el riesgo de interacciones con medicamentos, por ejemplo). Sin embargo, no son útiles en el marco de una alimentación equilibrada y variada.

En el cuadro siguiente se indican los alimentos que hay que favorecer para una ingesta de vitaminas que no requiere suplementos y las acciones de éstos en el organismo.

Así pues, con una alimentación equilibrada, es decir, con frutas y verduras, productos animales (carne, huevos, productos lácteos, pescados grasos y magros…), legumbres, aceites ricos en omega 3 y plantas oleaginosas, se garantiza el aporte de vitaminas, minerales y ácidos grasos.

Por lo tanto, no es necesario tomar suplementos (a menos que esté indicado médicamente: para la vitamina D, por ejemplo, en invierno la luz del sol es más débil y la síntesis de esta vitamina en el cuerpo se reduce). Sólo los veganos, por otro lado, necesitarán suplementar con vitamina B12 porque no es sintetizada por el cuerpo y se encuentra en los productos animales.

Así que no hay necesidad de arruinarse comprando suplementos alimenticios para obtener el cuerpo o la salud de sus sueños, una dieta equilibrada y variada y una actividad física regular le darán resultados equivalentes o incluso mejores.

Es importante saber que las vitaminas, los ácidos grasos y los minerales serán mejor asimilados por el cuerpo si provienen de su dieta (con algunas excepciones).

NB: los complementos alimenticios para el bronceado (betacaroteno y otros) no protegen contra las quemaduras solares, por lo que debe mantenerse alerta. Además, los basados en los betacarotenos no se recomiendan a los fumadores. Si usted es un fumador para obtener su dosis diaria de betacaroteno, refiérase a los alimentos que usted come para su contenido de vitamina A y provitamina A.

Entradas creadas 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba